ibiza boat

Welcome
to our blog!

Read us to know where to go and what to do in Ibiza or Tenerife.
se74-7082-slider-1
se123-6137-slider-2
se143-9738-slider-3
visitar-garachico

Visitar Garachico, el pueblo que resurgió de sus cenizas

Garachico, es una de los pueblos más populares entre los excursionistas. Visitar Garachico es una visita obligada si vienes a Tenerife. Y es que Garachico, situada al noreste de la isla está lleno de historia. Ni su belleza ni su paisaje pasará desapercibido a todo aquel que la visite. Yo quedé fascinada nada más pisar este lugar. Fue como sumergirme en una cápsula del tiempo y trasladarme a cientos de años atrás.

Sus calles adoquinadas te invitan a recorrer el corazón de esta preciosa ciudad. Como el ave Fénix, resurgió de entre sus cenizas. Garachico lo tenía todo para triunfar y ser una de las ciudades más emblemáticas y punturas de Tenerife. Su puerto trajo a gente de dinero, nobles y artistas. Pero en 1706 fue víctima de los caprichos de la naturaleza.  La erupción de un volcán destruyó su puerto arrojando ríos de lava por todos lados. Garachico perdía así su principal fuente de riqueza. El puerto.  Así, los comerciantes y los buques buscaron otros amarres en la isla como Puerto de la Cruz o Santa Cruz, terminando con la hegemonía del puerto de Garachico.

Pero no sólo fue la erupción del volcán Trevejo, lo que azotó a esta bonita ciudad. Enfermedades, epidemias, plagas de langostas, incendios o inundaciones. Pero Garachico supo sobreponerse siendo uno de los pueblos que mejor prosperaron y se conservaron conviertiéndose aún más bello que antes. Fue declarado Bien de Interés Cultural, en 1994.

Visitar Garachico: El caletón

visitar garachico

@webtenerife

El volcán Trevejo sepultó gran parte del pueblo de Garachico y se crearon unas piscinas naturales, que a día de hoy constituyen el principal atractivo turístico, conocido como el Caletón.

Uno de los actos más sorprendentes que se celebran en el pueblo de Garachico, son “los fuegos del Risco” cada cinco años aproximadamente (la siguiente en 2020), tiran bolas y carros de fuego por los acantilados, siguiendo la ruta que recorrió la lava en aquel inolvidable 1706.

Publicar comentario